CÓMO CUIDAR LA PIEL EN VERANO


¿Sabes qué significa FPS? ¿Cuál es tu fototipo de piel y qué protección necesitas? ¿Qué tipos de rayos son los que pueden provocar lesiones cancerosas? Hoy os hablo de de los principales conceptos relacionados con la protección de la piel frente al sol gracias a la marca Belle.

  • ¿Qué significa exactamente Factor de Protección Solar (FPS)?

El FPS o Factor de Protección Solar es el índice que nos da idea del tiempo que podemos permanecer expuestos al sol sin riesgo de quemadura. Cuanto más alto sea el FPS, más alta será la protección. El Factor de Protección Solar se refiere únicamente a la radiación que produce eritema (UVB), pero las cremas de protección solar deben ofrecer protección frente a ambas radiaciones: UVB y UVA.
  • ¿Qué factor de protección necesita cada piel?

No todas las pieles reaccionan igual cuando se exponen al sol. Los distintos tonos de piel humana se han clasificado en seis grupos o fototipos, en función de su capacidad para asimilar la radiación solar. Cada uno de ellos tiene diferentes características y experimenta reacciones distintas cuando toma el sol, por lo que es necesario proteger la piel utilizando un factor de protección adecuado a nuestro fototipo. Entre los europeos, el más común es el III, el que se da en personas con cabellos castaños o verdes y pieles intermedias, que pueden quemarse aunque se broncean.
  • ¿Qué son las radiaciones solares UVB y UVA?

Los rayos UVA y UVB son una parte de los rayos del sol, causantes de la mayoría de los daños que sufre nuestra piel. Los rayos UVA, más débiles, son responsables del bronceado, y penetran en la piel más suavemente. Son los responsables del envejecimiento y las manchas, pero también de los cánceres de piel, pues pueden modificar el ADN de las células. Los rayos UVB, más fuertes, también pueden dañar el ADN de las células de la piel y son los responsables de las quemaduras y enrojecimientos.

Es importante que un buen protector solar incluya protección tanto frente a los rayos UVA como a los UVB. 

Hidratación

El aumento de las temperaturas (y de las duchas), el mayor tiempo de ocio callejero y las prisas hacen que pueda ser poco apetecible (o incluso darnos pereza) el hidratar la piel durante el verano. Sin embargo, no es nada recomendable descuidar este ritual cotidiano durante estos meses. En verano, la piel se encuentra sometida a diferentes factores que reducen su capacidad de renovarse y provocan la aparición de arrugas, manchas, enrojecimientos y deshidratación. Los principales causantes de estos problemas son:
  1. El sol: La exposición solar prolongada provoca una liberación de radicales libres que puede desembocar en la aparición de manchas en la piel, un envejecimiento prematuro (por el deterioro del colágeno y la elastina) y daños en el manto hidrolipídico. Además, sus radiaciones causan quemaduras y daños en las células del ADN de la piel, que pueden provocar cáncer de piel.
  2. Aires acondicionados: Los sistemas de refrigeración resecan el ambiente y estresan la piel, que se ve obligada a adaptarse continuamente al cambio de humedad del entorno.
  3. Piscinas: El cloro de las piscinas produce sequedad, irritación de las mucosas y descamación de la dermis.
  4. Agua de mar: Tiene algunos beneficios para la piel, pero causa también la aparición de granitos u otras alteraciones dermatológicas, así como sequedad en cabello y piel.

  • ¿Qué le pasa a tu piel cuando tomas el sol?

El sol sobre la piel provoca una liberación de radicales libres, y una exposición prolongada, como ocurre en verano, puede provocar la aparición de manchas en la piel. Por otro lado, el agua clorada de las piscinas suele provocar sequedad, irritación de las mucosas y descamación de la dermis. El agua del mar, aunque beneficiosa, suele favorecer la aparición de granitos u otras alteraciones dermatológicas, así como sequedad en cabello y en la piel.
  • ¿Cuáles son los principales problemas de la piel en verano?

La piel sufre un estrés continuo adaptándose al cambio en el nivel de humedad ambiental, a la continua sequedad de los aires acondicionados, al cloro de las piscinas, a la humedad ambiental propia de las playas y la exposición intensa al sol. Todo ello provoca una gran deshidratación. Por otro lado, el envejecimiento prematuro se ve ocasionado por el daño o destrucción del colágeno y elastina, provocando que la piel esté flácida y aparezcan o se profundicen las arrugas.

Body: Vintage
Mochila: Carolina Boix
Chanclas: Primark

2 comentarios sobre “CÓMO CUIDAR LA PIEL EN VERANO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: